Me llamo Angel. En mi redacción de hoy trataré de contar un poco sobre mi vida personal.

Empecé a trabajar muy joven; tuve que dejar el colegio para poder trabajar. Cuando salía  del trabajo iba a clases nocturnas para seguir aprendiendo. Trabajaba de aprendiz en un aserradero y carpintería aprendí el oficio de serrador de maderas y después también el oficio de carpintero. El oficio de carpintero me enseñó a construir marcos de puertas y ventanas, también las puertas y ventanas, muebles de cocina y también a colocarlas.

También me saqué el carnet de conducir para poder desplazarme en el trabajo y poder ser más competitivo. Con el tiempo me di cuenta de que el polvo de la madera me daba alergia y decidí cambiar de trabajo. Me fui a trabajar a una papelera, pues en el pueblo donde vivía había varias fábricas de papel. En la fábrica cogí el oficio de carretillero; tenia que descargar los camiones de fardos de papel y cargar camiones de bobinas. Como tenía permiso de conducir camiones, empecé a conducir algunos de los que había en la fábrica. Así pase a conducir camiones pero en la fábrica estaba trabajando a turnos de mañana y tarde y también me tocaba trabajar los sábados y domingos. Entonces decidí cambiar de trabajo; me despedí de la empresa y busqué trabajo en una empresa de transportes. En esta nueva empresa, estuve 25 años trabajando  de conductor, hasta que me jubilé.Durante mi vida de camionero recorrí muchas zonas de Cataluña, Aragón y Valencia.

Durante mi vida mis aficiones han sido varias tales como el ciclismo; es el deporte que me gustaba y solíamos salir un grupo del pueblo de 12 o 15 personas todos los domingos, llegando a formar un club ciclista en el pueblo, participando en rutas cicloturísticas y en algunas carreras de aficionados no profesionales. También tengo afición al coleccionismo de objetos tales como postales, banderines de ciudades y pueblos, sellos, monedas y en particular placas de cava y alguna otras cosas.

Cuando me jubilé como tenía mucho tiempo libre empecé a interesarme por la informática y en el pueblo hice un cursillo de preparación pero como me vine a vivir a Reus y no pude terminar el curso, empecé a buscar en los centros cívicos, hasta que llegué al Casal Cívic del barrio Mas Pellicer y me informaron que allí existía un sitio llamado Òmnia, donde había plazas disponibles para el curso de informática. Llevo 1 año y medio aproximadamente donde he conocido a gente muy amable y simpática, sobre todo el monitor, del curso que tiene mucha paciencia con todos los alumnos.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *